27 mayo 2008

Las salas de espera dan bajón

-Pues sí, es algo que todos sabemos y experimentamos varias veces en nuestra vida nos guste o no. Las hay grandes, pequeñas, limpias, sucias, llenas o vacías e incluso nos pueden ocasionar pánico como la del dentista, son las salas de espera.
Hoy ha sido uno de esos días de bajón ya que tocaba acercarse a la policía para hacerse el DNI, bajón no solo por el hecho de tener que levantarse antes de las 7, porque estaba lloviendo o por la caminata bajo la susodicha lluvia, sino porque me iba a la aventura, a hacer cola y a ver si tenia número para hoy.
Por lo visto la gente de buena mañana no es muy agradable, a la pregunta ¿quién es el último? te deberían responder "aquellos de allí", "yo" o lo-que-sea, en mi caso nada. Así pues decido ponerme detrás de los que creo que son los últimos, la lógica me daba la razón: hay una cola y ellos son los últimos. Craso error.
Conforme se van acercando las 8 de la mañana va llegando más gente y mi sorpresa aumenta cuando veo que se van situando donde les da la puta gana.
Abren a las 8, y resulta que los que eran los últimos resulta que eran los primeros, además la gente no sabe respetar una simple cola y se va situando al otro lado de la puerta ¡es una simple línea señores! y yo ahí enmedio sin saber detrás de quién coño voy.
Se empiezan a dar los números y parece que todo el mundo sabe detrás de quien va... excepto yo, es ahora cuando uno se da cuenta del tipo de gente que había allí: simpáticos, amables e hijosdeputa.

-Los simpáticos/as son aquellos que te dan palique mientras esperas. Te cuentan vivenvias, batallitas o conversan sobre obviedades como por ejemplo el tiempo.

-Los amables son los que te echan un cable si te ven cara de perdido, en mi caso un par de chavales me dijeron que me pusiera detrás de ellos y a ver si me colaba de unos cuantos (menos mal).

-Y por último los hijosdeputa. No te dejan pasar ni una, en mi caso un par de pibas que les importaba una mierda si yo iba delante de ellas o si estaba allí desde las 7 de la mañana, iban delante mio porque "habían pedido la vez" (supongo que en su puta casa, o en el mercado).

-Al final me toca el número 17 para hacerme el DNI ya que los pasaportes van por otro lado. Sin desayunar me pongo a esperar. ¡Y aún no son ni las 9!
Por fin mi turno, son casi las 10 y... ¡sorpresa! me atiende un conocido (no todo iba a ir mal), así que aprovechamos la situación, que me hagan DNI y pasaporte (aunque pagando ambos claro). Después de 3 horas salgo con la misión cumplida y con el pasaporte como extra, me dan lástima los que han llegado más tarde que yo y les ha tocado el 43, es así de lenta la burocracia.
Moraleja: desayunad bien, no os fiéis de los que parecen los últimos de la cola y sobretodo no os fiéis de las que dicen que tienen la vez.

1 comentario:

Indio dijo...

añado otra clasificación:

Los infelices ignorantes: Se levantan a las 8, llegan a las 8 y media y hay una cola de-la-hostia. "Bueno, me pasa por no madrugar demasiado". Estas una hora, y a eso de las 9 y media 5 metros delante la gente se empieza a ir, porque no les llegan los números. "¿Qué numeros? Esto es la charcutería o que?"-pienso-. Algún avispado me lee el pensamiento (o la cara de gilipollas) y me dice: hay que venir pronto pronto, y pillar número, sólo dan 150.

Bueno. El ya no tan ignorante, al día siguiente, se levanta a las 7 y a las 7 y veinte está el vigesimotercero de la cola para el DNI y quinceavo para el pasaporte xD